Mis publicaciones

ALMA

406 SONIDOS DEL SILENCIO

I



Una mañana de 1972 yo conocí en Mérida a Paul Simon y a su amigo Art Garfunkel. Me saludaron, me sonrieron y uno de ellos, creo que Paul, me revolvió la cabellera como hacen los adultos con los niños. Yo tenía 7 años y aunque he tenido muchos días que son el más feliz de mi vida, ese día fue el más feliz de mi vida ¡Imaginen Paul Simon ahora era mi amigo!



En mi casa se escuchaba con frecuencia el long play Sonidos del Silencio y ya que el disco salió cuando yo contaba con apenas un año, no es exageración decir que me amamantaron con el.



El día que los conocí lo recuerdo como si fuera hoy. Vivíamos llegando al Parque Glorias Patrias al final de la Av 4. La pared de la larga sala estaba forrada con esterilla y el ventanal daba hacia la sierra nevada. Todavía no habían hecho una hilera de enormes edificios que nos quitaron el placer de ver nieve cada mañana. Desde nuestra sala podía verse la Av 3 y las facultades de medicina y de ingeniería. Justamente en el auditorio de Ingeniería se presentó el dúo. Mi Papá me llevó y mi asombro fue total cuando los vi salir al escenario y cantar mis canciones favoritas.



Crecer implica romper ilusiones. La magia pasa a ser truco. El niño Jesús pasa de visitante a tradición. Nuestro patio gigante se convierte en solo patio y el despecho por la novia que no tuvimos se convierte en sonrisa. En ese saco de ilusiones rotas también entró mi amigo Paul. En algún momento tuve que enterarme que había asistido al concierto de un par de muchachos norteamericanos morraleros que se financiaban su viaje por Latinoamérica cantando las canciones del mítico dúo neoyorquino aprovechando el parecido físico que tenían con ellos. Probablemente no eran ni tan parecidos. Seguramente bastaba con que uno fuera pequeño de pelo negro y el otro desgarbado con pelambre bachaca. No importa, ese día de 1972 yo se que conocí a Simon y Garfunkel, así como me consta que el niño Jesús sí venía a mi casa.



II



Lo extraño de los recuerdos es que congelan la edad. Leo una entrevista que le hacen a Paul Simon y hay algo que no encaja. Dice allí que él tiene 75 años. Es imposible ¿Cómo va a tener tantos años ese señor si yo sigo teniendo siete? Sigo leyendo la entrevista y me topo con esta frase del cantautor:



“Por extraño que parezca, a medida que envejecemos somos más felices. Cuando se ha pasado unas cuantas veces por crisis, ha habido muertos, has vivido tristezas y también unas cuantas alegrías, tiendes a fijar tu atención en el regocijo. La tristeza, quieras o no, es una constante alrededor ¿Entonces por qué dársela a otros como si fuera un regalo?”



Y si. Resulta que Paul si tiene 75 años y que yo ahora tengo 50. Y resulta que tenía muchos años sin saber de mi amigo Paul, pero cuando vuelvo a saber de él, me sigue hablando. Me describe. Me define. Voy envejeciendo y con el pasar del tiempo tiendo a fijar mi atención en el regocijo. Lo más grande que puedes aprender en la vida es a amar y aprender a ser amado cantaba Nat King Cole en su canción Nature Boy, bien se podría agregar que hacer feliz y aprender a serlo también es parte del secreto.



III



Nos dicen todos los días que este país ya no tiene compón. Que el problema ya no es ni económico, ni político, ni social. Que el problema es moral.



Que los venezolanos no servimos para nada. Que aquí aunque cambie el gobierno o liberen el dólar, las cosas seguirán igual porque los venezolanos no servimos para nada.



Esa constante llamada tristeza disparada a diestra y siniestra como único regalo.



Y veo a mi alrededor. Y veo un país en carestía en donde cuando entramos a casa de amigos y hay una olla en la cocina, es normal que la abramos y veamos que hay adentro. Vivo en un país en donde eso pasa todos los días y es normal. Y veo también un país inseguro en donde cuando uno va a visitar por primera vez a alguien, esa persona te muestra cada rincón de la casa, te muestra su cuarto (¡su cuarto!) y de paso si nos gusta su camisa nos la ofrece diciendo que está a la orden. Yo, Sumito Estévez, venezolano mayor de edad, vivo en un país en donde es normal llegar a la casa de alguien y sin pedir permiso abrir la nevera. Yo cada día, todos los días, veo a mi alrededor gente que le echa agua a la sopa cuando le cae alguien de sorpresa. Es más, vivo en un país en donde es posible caer de sorpresa.



Podrán parecer tonterías en medio de tantos problemas, parecer una mirada sesgada y afinada hacia las postrimerías de lo que bueno que fuimos, pero estamos hablando de las casas de la gente, del espacio más íntimo de las personas. No amigos, no son muchos los países en donde uno abre ollas, conoce la intimidad del cuarto, esculca neveras con desparpajo y sabe que a la casa a la que se llegue de improvisto, si es hora de comer, de la nada aparecerá un nuevo puesto en la mesa. Vivo en un país en donde sabemos dar felicidad y la queremos seguir dando. Uno en donde dar como regalo tristezas no es la norma.



Por un puñado de delincuentes no compro el cuento de la fractura moral. No lo compro porque todos los días entro a casas en las que queda claro que tenemos compón. Recordemos lo que somos y seguimos siendo, muy pronto tendremos que hacer buen uso de ello. Suena este pueblo, sólo que suena en silencio.



Compártelo

volver a mis publicaciones

Consulta en línea

Si tiene preguntas acerca de la realización de eventos, cenas o fiestas
con Sumito y su equipo por favor contáctenos.

Enviar
Desarrollado por Infomedios
Subir al inicio